Etapa Preoperacional de Piaget

Para la teoría del desarrollo cognitivo, Piaget dividió en 4 etapas los procesos, siendo la preoperacional la segunda entre ellos. Dicho periodo se encuentra justo después de la etapa sensoriomotora, y es la que permite llegar hasta la etapa de las operaciones concretas.

Volviendo al periodo preoperacional de Piaget, este se sitúa entre las edades de 2 hasta los 7 años. Es durante el proceso que los niños tienen la habilidad suficiente para comenzar a interactuar en el juego símbolo, así como aprender a manipular los símbolos, aún cuando no terminan de comprender la lógica concreta.

Se dice que entre sus características se encuentra el desarrollo del lenguaje. Para conocer más sobre la etapa preoperacional, a continuación vamos a estar definiendo lo que es, su significado, las edades que comprende y demás características que corresponden al periodo de desarrollo cognitivo de Piaget.

Primeramente, sigamos explicando  su concepto: se le llama preoperacional, debido a que el pensamiento de los niños durante este periodo o estadio es de esa forma. Es decir, el niño tiene la capacidad necesaria para utilizar la lógica, así como combinar, separar y transformar ideas.

Sin embargo, aún no posee la habilidad para manipular la información mediante la mente y ver desde la perspectiva de otros. Entre sus características principales, también podemos observar las edades, que empieza desde los 2 hasta los 7 años.

Mediante la construcción de experiencias relacionadas con el mundo, el niño puede tener un desarrollo, debido a la adaptación y el avance que lleva hasta llegar a la etapa concreta, donde sí aprenderá a utilizar el pensamiento lógico.

Características de la etapa preoperacional

Durante esta etapa, los niños se desenvuelven de mejor forma en el uso de los símbolos, así que comenzará un aumento de la simulación y el juego, para que al final esto permita la representación mental de diversos objetos y eventos. 

Esto significa que, el niño tiene la capacidad para emplear un objeto en representación a algo más, como una escoba para simbolizar a un caballo. Los juegos de roles, como el de mamá, papá, médico y más personajes ayudan a un mejor avance.

Entre las características más importantes del periodo preoperacional de Piaget, se encuentran:

La centración

Significa la tendencia a concentrarse en solo un aspecto que corresponde a una situación u objeto al mismo tiempo. En el momento que el niño esté capacitado para centrar su atención en más de un aspecto al mismo tiempo de una situación, quiere decir que ha conseguido descentrarse.

Esto es algo complicado al principio, por lo que incluso tienen dificultades para descentrarse en momentos sociales.

El egocentrismo

Tanto el pensamiento como la comunicación de un niño es principalmente egocéntrica durante esta etapa.

Al utilizar este término, nos referimos a la incapacidad que posee el niño para analizar desde un punto de vista, diferente al suyo, las situaciones. Los niños asumen que todos ven, oyen y sienten igual a ellos.

El juego

Los niños suelen jugar en paralelo, lo que significa que, aún cuando se pueden encontrar en la misma habitación jugando junto a otros niños, pero no interactúan entre sí. Cada uno está absorto en su mundo, y se comunican con egocentrismo.

Dicha etapa externaliza el pensamiento del niño sin comunicarse con el resto, pues no ha comprendido las reglas y la función social del lenguaje.

Representación simbólica

Es la capacidad para realizar cualquier acción, como un objeto o palabra, para representar algo diferente. La forma más obvia del simbolismo en niños pequeños es el lenguaje. Esto no quiere decir que el desarrollo cognoscitivo se facilita.

El pequeño únicamente refleja lo que conoce y no contribuye a la adquisición de conocimiento nuevo. 

Juego simbólico

A cierta edad los niños pretender ser lo que no son, como adultos trabajadores, y representan roles apoyados, que simbolizan objetos reales. Incluso se inventan compañeros imaginarios de juego.

Mientras más se desarrolla la etapa preoperacional, el egocentrismo disminuye, así que los niños disfrutan de la participación de otros.

Animismo 

Es la etapa que corresponde a la creencia de que objetos inanimados, como son los juguetes u otros objetos, tienen los mismos sentimientos e intenciones que un humano.

El animismo vendría a ser el significado, para los niños, de que el mundo natural es consciente y tiene un propósito.

Dentro de esta misma característica, existen 4 etapas, también divididas por edades, que demuestran el proceso de compresión de vivificación. 

Artificialismo

Es cuando creen que diferentes aspectos del mundo y el entorno son fabricados por personas adultas, como en el caso de las nubes que se encuentran en el cielo.

Irreversibilidad

Es la incapacidad que se tiene para poder invertir la dirección que lleva una secuencia de eventos al punto de partida.

Cambios en el estado físico en el periodo preoperacional

Los cambios en el estado físico varían en función de la genética, en el periodo preoperacional que atraviesa el niño según su edad y más. Sin embargo, podemos decir que los cambios en la primera infancia las extremidades no dejan de crecer, por lo que la diferencia de tamaño entre el resto del cuerpo y la cabeza disminuye.

Al llegar a los 4 años, los comienza a dejar atrás los aspectos de debe, pues crece varios centímetros más y debe contar mayor cantidad de dientes de leche. Es a los 7 que deberían tenerlos todos, y tener un aspecto más estilizado, debido al crecimiento en estatura.

Cambios psicológicos y cognitivos

Entre los principales cambios cognitivos y psicológicos que se aprecian en este periodo peroperacional, es la capacidad de pensamiento representacional, anteriormente explicada, para cosas u objetos reales. Este además ayuda a los niños a adquirir su capacidad de lenguaje, pues desarrolla rápidamente el habla, para pasar de formular pocas palabras a un vocabulario extenso.

También comienzan a utilizar los números como herramientas de pensamiento, aún cuando no saben sumar, restar y contar correctamente. Sin embargo, entienden las relaciones numéricas.

A partir de la etapa infantil y de la niñez, los pequeños comienzan a tener mayor curiosidad por su entorno, así que comenzarán a formar teorías intuitivas relacionadas con fenómenos naturales, donde se ve reflejado el animismo, pues no conocen la diferencia entre objetos inanimados y animados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.