Etapa de la Infancia

La infancia es un periodo de la vida, que ocurre luego de la etapa prenatal, es decir, desde su nacimiento hasta ciertas edades, cuando ya no se cataloga como infancia, sino como etapa de la niñez.

Aún cuando estas dos últimas pueden ser confundidas, ya que la niñez muchas veces es llamada así, mientras que la infancia es denominada como “primera infancia”, no son iguales.

Es decir, la “primera infancia”, transcurre entre las edades de 0 a 5 años, y tienen un desarrollo diferente, pero que da paso al de la niñez. Además, sus características también son distintas. Es por esto que a continuación vamos a estar hablando sobre todos sus aspectos relevantes.

Primeramente comenzamos a definir el término infancia: se denomina como un periodo que abarca desde el nacimiento hasta los 8 años o menos, y constituye un periodo importante en el desarrollo y crecimiento del niño y su cerebro, ya que es mayormente influenciado por entornos y contextos.

Para llegar a las siguientes etapas, este debe pasar por cambios físicos y psicológicos, que serán marcados por diferentes momentos. Por este motivo existe una clasificación para distinguir a un periodo de la infancia con otro. 

Sus características y edades permiten a los especialistas en salud comprender su forma de pensar, actuar y sentimientos, que los ayudará para tener un mejor desarrollo.

Características de la etapa de la infancia

Dentro de las características vamos a estar proporcionando un breve repaso de las etapas de la infancia, ya que de esta manera podremos conocer y entender los cambios físicos y mentales que se producen cada que un nuevo periodo comienza.

Antes de comenzar, es necesario aclarar que los límites del desarrollo en cada niño son difusos, por lo que no siempre se producen igual, pues individualmente tienen un mundo diferente. En las diferentes etapas, las características son las siguientes:

  • Lo primero es que pasan por la fase neonatal, y luego comienza con la segunda etapa del desarrollo humano.
  • La misma es dividida en dos fases, según expertos: la primera infancia o temprana, en la cual nos enfocaremos hoy, que empieza desde el 1 año hasta los 6 años; y la segunda infancia o niñez, que abarca edades desde los 6 hasta los 12 años, por lo que precede a la adolescencia.
  • En la infancia se experimentan evoluciones físicas, cognitivas y lingüísticas rápidamente.
  • Inicia el desarrollo de la identidad y autoconcepto, la sociabilización y la adquisición de una mayor autonomía.

Lo que resta se debe a los cambios que ocurren en las etapas divididas, que determinan especialmente los cambios psicológicos y cognitivos.

Entre ellos se encuentra el periodo intrauterino, neonatal, lactante o postnatal, primera infancia, preescolar y escolar. En esta ocasión nos centraremos en la primera y el periodo preescolar.

  • En la primera infancia, que comienza en el 1 año hasta el 3, es el momento en el cual los niños deben asistir a la guardería.  Aquí apenas se empiezan a relacionar más con su entorno y adquirir el conocimiento básico de ciertos aspectos en el área motora, socio-emocional, cognitiva y del lenguaje.
  • Este segundo periodo va desde los 3 años hasta los 6. Digamos que es donde ya el niño comenzará a explorar con mayor profundidad, debido a su curiosidad. Los conocimientos antes aprendidos en las diferentes áreas serán ahora mayores, teniendo más dominio de ellas.

Cambios en el estado físico en el periodo de la infancia

Durante las edades desde 1 a 6 años, los niños tienen un periodo de crecimiento que dura hasta la adolescencia. El ritmo de este varía, según diversos factores, como la genética. 

Sin embargo, por lo general siguen una línea: crecimiento acelerado los primeros años, y se establece durante el periodo preescolar y escolar.

El desarrollo se expresa en un aumento notable de peso, así como de talla y grasa corporal. Sus proporciones corporales cambian y se alargan más. Es hasta que llegan a los 3 años que comienzan a tener un crecimiento lento y uniforme

Posiblemente el cambio de talla sea de 5 a 7 centímetros cada año. La diferencia que tienen entre la cabeza y el resto del cuerpo se reducirá.

De allí, y durante la niñez, el crecimiento se desacelera aún más, puesto que es en la pubertad cuando ocurren los mayores cambios físicos.

Debemos recordar que existen factores genéticos y ambientales que afectan en la morfología y talla del niño, a medida que crece. Son estos quienes regularán también la velocidad del crecimiento en los periodos.

Cambios psicológicos y cognitivos

Siempre y cuando el ambiente de crianza sea propicio, los niños tendrán un desarrollo, que abarca la información relativa, los sentidos y la comprensión de conceptos abstractos del presente, del “aquí” y el “ahora”, además de no sufrir condiciones médicas o genéticas.

Volviendo a la edad de 1 hasta los 3 años, debido a la presencia de una guardería en los niños, estos comienzan a tener un control sobre el uso del lenguaje.

 En un principio es telegráfico y con palabras sueltas, pero después ganan una mayor capacidad que les permite formular frases simples, a veces con incorrecciones. Es decir, pueden confundir a un gato y llamarlo perro.

Además, según Jean Piaget, desarrollan el motor del aprendizaje, que es su curiosidad, así que su deseo por descubrir y explorar es fuerte. En este periodo también se les dificulta creer o pensar lo mismo que los demás, además de iniciar el tiempo de socialización con otros al jugar.

Entre los 3 y 6 años de edad, el niño ganará la capacidad de la teoría de la mente, que les dará la oportunidad de atribuir motivaciones, intenciones y creencias únicas a otros. Aunque esto les ayuda con las relaciones sociales, es posible que utilicen como recurso, debido a su eficacia, la mentira.

En cuanto al lenguaje, tiene una mejora en su uso, que le permite compartir con otras personas, y adquieren independencia de movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.