Etapa de Adultez

Cuando hablamos de adultez, hacemos referencia a la sexta etapa que se vive en el desarrollo humano. Para poder llegar a ella, es importante pasar por la etapa de juventud, con el cual suele ser comparado muchas veces, pero siendo la mayor diferencia la madurez y equilibrio que se consigue por la experiencia.

Por lo general, se establece como edades de la adultez entre los 25 hasta los 60 años. Pero, no es tan fácil determinar cuál es el inicio y final de las etapas del desarrollo humano, debido a que varían según los cambios graduales que atraviesa un individuo, sus costumbres y más. Lo que sí está claro, es que luego comienza la etapa de ancianidad.

Para poder conocer más sobre dicho periodo, vamos a estar mencionando todas sus características, las cuales definen los cambios en el estado físico y psicológico de las personas. Además, estaremos explicando las fases que la adultez tiene, divididas por edades; pero antes, hablemos más sobre lo que es.

Como se dijo, es un periodo de desarrollo determinado por la experiencia, por lo que se puede decir que es en este momento cuando un individuo normal alcanza la plenitud en la evolución biológica, física y psíquica, lo que permite que sean más firmes, controlan sus sentimientos y afrontan la vida con seguridad y serenidad. Aunque, también están los casos de inmadurez en adultos.

Características de la etapa de la adultez

Para una mejor comprensión sobre el tema, primeramente explicaremos las características generales que definen la adultez, y luego estaremos hablando sobre las fases que tiene la misma, las cuales nos permitirán conocer los cambios que sufren a nivel físico y psicológico en el tiempo.

  • Tienen una integración social diferente. Es decir, no es lo mismo que en la adolescencia, por lo que no son tan comunes las “pandillas”, y se enfocan más en amistades cercanas a su camino vital, como compañeros de universidad, trabajo.
  • Es el momento donde existe mayor estabilidad en el ser humano. Tienen mayor profundidad de carácter y un autoconocimiento progresivo.
  • Durante el primer periodo de la adultez, la mayor parte de la población decide casarse. Las edades son entre 25 y 34 años.
  • Es la etapa en la que existe más presión en cuanto a temas de reproducción y descendencia, especialmente en las mujeres.
  • Es común que en este periodo también se haga más fuerte la necesidad de compañía, que conlleven al ámbito familiar con mira a la paternidad.
  • El divorcio es uno de los mayores problemas que se están presentando en la adultez. Son más frecuentes en la mitad de la etapa. Sin embargo, cada día parece más pronunciado en los jóvenes.
  • Se reafirman los preceptos de moralidad, los cuales serán determinantes en la vida social.
  • Entre lo más común al inicio de la adultez es la independencia del hogar paterno.

Mencionado esto, entonces podemos proceder a definir las fases, que marcan un desarrollo y características diferentes. En esto también veremos la clasificación por edades.

  • Adultez temprana: se le denomina así a los primeros años, que empieza desde el final de la adolescencia hasta llegar a los 40 años aproximadamente. 
    Es una etapa vigorosa, donde existe gran potencia productiva, la cual está acompañada de la sensación de plenitud indispensable, que son necesarios para emprender los caminos individuales y profesionales que fueron trazados.
  • Adultez media: está comprendida por las edades de 40 y 65 años. En esta etapa se espera un asentamiento mayor acompañado de cierta ralentización en el ritmo de vida, aún cuando es un momento de experiencia y gran productividad.
    Al estar a la puerta de la vejez, la vida productiva cesa por completo. 

Ahora veamos las características del desarrollo adulto medio que conllevan a los cambios físicos, cognitivos y psicológicos.

Cambios en el estado físico en el periodo de adultez

En el caso del estado físico, ya comienza a haber evidencia del proceso de envejecimiento que está sucediendo en el cuerpo. Es decir, se manifiesta de diferentes maneras, como: 

  • El desgaste de los tejidos.
  • Dolores y molestias en diversas partes.
  • Disminución significativa en la fuerza, así como en la rapidez de reacción, reflejos y del tiempo con el que trabajaban antes los músculos.
  • Mínima o baja necesidad de ingesta calórica.
  • El sistema tegumentario sufre cambios, mientras que la piel se vuelve más fina, perdiendo así elasticidad y turgencia.
  • La velocidad del crecimiento del cabello disminuye, además de que adelgaza, pierde firmeza y brillo. Allí mismo se hacen presentes las canas.
  • Comienzan a marcarse arrugas en el rostro, como las líneas que surcan en los extremos de los ojos al reír.
  • Las mujeres sufren de la menopausia. En los casos de transformaciones biopsicosociales se presenta el climaterio.
  • A medida que el tiempo avanza, se van perdiendo los espacios ínter vertebrales, lo que causa una disminución de la estatura.
  • En el sistema óseo se evidencian descalcificaciones.

Estas son algunas de las consecuencias que trae consigo la adultez. Aunque, también podemos incluir la deficiencia de vista que ocurre, debido al cristalino poco flexible, disminución en la capacidad auditiva, indigestión, reducción en el bombeo de sangre y funcionamiento renal, entre otros.

Cambios psicológicos y cognitivos

En cuanto a los cambios psicológicos, tal como el adulto joven, el medio también posee un pensamiento formal, con la diferencia de que presenta mayor grado de rigidez, lo que le dificulta más enfrentar los cambios y novedades que pueden generar diversas situaciones.

El adulto tiene la capacidad de hacer “síntesis”, lo que significa que observará y analizará desde diferentes puntos de vistas, para replantear las situaciones y se mantiene en constante planificación. 

Tienen un desarrollo cognitivo más acentuado, por lo que la toma de decisiones es más concienzuda, pensando y meditando antes de proceder a actuar, y no se dejan llevar por la emoción del momento. Esto mejora el individualismo, la reflexión, flexibilidad y adaptabilidad.

Sin embargo, es posible que exista pérdida en las habilidades mentales, como disminución en la memoria o dificultad para solucionar problemas o terminar tareas, puesto que se distraen fácilmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.