Etapa de Adolescencia o Pubertad

La adolescencia es una de las etapas del desarrollo humano, en la cual todos los seres humanos sufrimos de cambios fisiológicos y mentales, sobre todo a nivel sexual y cognitivo. Es el punto de transición entre la etapa de la niñez a la etapa de juventud.

Sin embargo, en ciertas ocasiones se considera la etapa de la adolescencia o pubertad como un periodo incluido en la niñez y lo siguiente, ya que según La Convención sobre los Derechos del Niño, el niño es definido en el artículo 1 como “toda persona menor de dieciocho años”. 

Entre las edades de 10 y 17 años, somos, al mismo tiempo, niños y adolescentes, pero entre los 18 y 19 seremos únicamente adolescentes.

Para proceder a mencionar las características que identifican dicho periodo, es importante primeramente conocer el significado de adolescencia o pubertad. Es la fase inicial que permite el nuevo cambio que conlleva a la adultez joven. Dependiendo del sujeto, la edad de inicio y fin varía.

Durante el desarrollo, las personas con las edades antes dichas sufren cambios drásticos a nivel físico, emocional y biológico, pues están atravesando el proceso de madurez sexual y reproductiva, lo que implica la diferenciación sexual entre los cuerpos de niños y niñas, desarrollo hormonal, cultural y psicosocial.

A continuación vamos a estar presentando las características del periodo de pubertad, que será clasificado por edades.

Características de la etapa de la adolescencia o pubertad

Para tener una mejor comprensión sobre la etapa de la adolescencia, pensamos en mencionar fases que la constituyen. Lo primero que vamos a realizar es la mención de las características generales como consecuencias del desarrollo, para luego profundizar más en los cambios físicos y psicológicos que atraviesan.

Como explicamos, la clasificación de estas se hace tomando en cuenta las edades, las cuales fueron especificadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Primeramente, hablaremos de la pre-adolescencia, que va desde los 8 a los 11 años. Se trata del periodo de transición entre la niñez y adolescencia. Por este motivo no es posible determinar a cuál de estas etapas pertenece.

Por otro lado, tenemos la adolescencia temprana, que ocurre de los 11 hasta los 15 años. Es aquí cuando se presentan los principales cambios de los tipos de hormonas, dando como resultado un cuerpo distinto.

Ya por último, está la tercera fase, adolescencia tardía. Esta comprende las edades de 15 y 19 años aproximadamente, establecido por la OMS.

Aclarado este punto, entonces ahora podemos pasar a mencionar las características más específicas que se producen por los cambios en el estado físico y mental.

Cambios en el estado físico en el periodo de adolescencia o pubertad

Entre los cambios físicos de la pre-adolescencia, están aquellos que son muy notables a simple vista, y que afectan a diversas partes del cuerpo. Como ejemplo está el crecimiento en los huesos. Es en este punto cuando estos comienzan a estirarse de forma más rápida, pero de manera asimétrica.

Esto puede causar problemas en la coordinación de movimientos, por lo que aparece una sensación de torpeza, así como ligeras molestias que afectan ciertas articulaciones.

En la temprana el desarrollo se produce en el cambio de voz de las personas, quienes también comienzan a desarrollar musculaturas y sus órganos sexuales crecen, al punto de tener una apariencia más adulta. Los músculos más grandes significan más horas de sueño y mayores ganas de comer.

Lo que muchos pueden odiar, es que del mismo modo en los aumentos, la segregación de sustancia grasa en mayor en la piel, así que es cuando se manifiesta el acné por diferentes partes del cuerpo, como la cara y espalda. Sin embargo, los cambios totales se encuentran en la fase tardía.

Las características físicas son más homogéneas que al principio de la pubertad, puesto que, en su mayoría, las personas han sufrido cambios bruscos. Motivo por el cual muchos investigadores creen que esta fase junto a la adultez o juventud no son tan diferentes, así que la clasificación de ambas etapas es por el constructo social que tienen algunas culturas.

Es en este punto donde se alcanza la estatura máxima marcada por el crecimiento y el cuerpo tiene una complexión totalmente adulta. Desaparecen por completo las desproporciones de la pre-adolescencia en los brazos, piernas y más, además de que el cuerpo tiene mayor masa muscular.

También es posible que la acumulación de grasa se mantenga estable, o en su defecto disminuya un poco.

Cambios psicológicos y cognitivos

Mientras tanto, los cambios psicológicos en la pre-adolescencia permiten grandes progresos en la capacidad que se necesita para pensar mejor en términos abstractos. Es decir, son más capaces para reflexionar ante situaciones hipotéticas u operaciones lógicas. No obstante, no es el dominio total.

Las personas tratarán de encajar en los roles de géneros, ya que no desean salirse de los estereotipos establecidos para la apariencia y comportamientos que diferencian a los hombres de las mujeres.

Es en la adolescencia temprana es el momento en el cual se obtiene total capacidad para pensar en términos abstractos, en caso de haber recibido una buena educación y se haya practicado dicha habilidad. También en esta época se experimentan elementos que pasarán a formar parte de la identidad propia.

Las personas querrán buscar referentes fuera de su círculo familiar, por lo que será importante el gregarismo a la hora de las relaciones sociales con desconocidos. También será necesario para la construcción del autoconcepto y la autoestima.

Tomarán en cuenta las opiniones externas antes que las de ellas mismas, así que consideran mucho la estética e imagen.

Por último, la adolescencia tardía es la etapa donde se desarrolla al máximo la conciencia humana. Se emplea mayor tiempo para pensar en situaciones y procesos, los cuales no están limitados, por lo que podrán tocarlo, verlo y oírlo en el entorno de inmediato. 

No desaparece del todo, pero sí se renuncia a gran parte del egocentrismo típico que se puede vivir en las etapas pasadas. Además, los planes a largo plazo son más importantes que antes, y se deja de dar tanta importancia a la imagen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.